No todo es lo que parece




Aprendí que la memoria no borra, esconde. Aprendí que el tiempo no cierra, pero ayuda a sanar. Aprendí a no ser vulnerable cuando dejaste de llamar. Aprendí a escuchar cuando oí tu silencio. Aprendí a pedir perdón cuando me di cuenta del error. Aprendí a levantar la cabeza cuando sentí odio y aprendí a llorar cuando me di cuenta de que no valió la pena. Aprendí a reír cuando soñé con tu sonrisa. Aprendí a recordar cuando entendí que todo vale la pena. Aprendí que no termina, que cambia de forma. Aprendí que no se puede querer eternamente y aprendí que si compito contra el tiempo, siempre pierdo. Aprendí que nada es tan malo y que me gusta caminar en una carrera. Aprendí que hay que rodear y llegar al otro lado para darse cuenta de que siempre es lo mismo. Aprendí que los amores eternos pueden terminar en una noche, que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos. Aprendí que el amor no tiene la fuerza que imaginé. Aprendí que nunca conocemos a una persona de verdad, que todavía no inventaron nada mejor que el abrazo de alguien importante. Aprendí que el nunca más, nunca se cumple y que el para siempre, siempre termina. Aprendí que el que quiere puede y lo consigueAprendí que a veces el que arriesga no pierde nada y que perdiendo también se gana. Aprendí que no se puede dar marcha atrás por mucho que se quiera.

Comentarios

4 comentarios:

  1. Hola! Bueno hace mucho que no pasaba, y me encanta el diseño y la entrada, me siento muy identificada, poco a poco con la experiencia, los daños, vamos aprendiendo de los errores, de las caídas y solo hay que seguir adelante.
    Besos <3 pasate si quieres!(:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, muchas gracias guapa. Exacto, los años y con ellos los daños son los que realmente nos dan la experiencia. Siempre dijeron que de los errores se aprende y creo que ya es hora de empezar a pensar en esas palabras.
      Un besito.

      Eliminar
  2. Muy lindo el texto. Todos aprendemos siempre.
    Besos

    ResponderEliminar