Ese momento en el que el pasado ya no importa

Crees que todo está perdido, te derrumbas y lloras, sientes impotencia, dolor, rabia, tristeza... Pero sabes que eres fuerte y sales de esta como otras veces, con paciencia, valentía, fuerza y coraje. Quizá muchas veces no nos demos cuenta pero experiencias como esta en las que el protagonismo se lo lleva el dolor nos ayuda a crecer, madurar y sobretodo a creer en nosotros mismos. Somos como un fuerte de energía, cogemos fuerza de las decepciones y tristezas para luego demostrar que seguimos en lo más alto a pesar de todas las piedras, rocas, muros y otras cosas que se interpongan entre nuestra meta. Hoy recordando experiencias que me pasaron en un pasado me he dado cuenta de que por muy mal que se esté de todo se sale si esa persona quiere, así que un brindis por lo ayer dolió y hoy ya no importa.

Comentarios

2 comentarios:

  1. Esa es la actitud:). Todo deja de importar en algún momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, siempre es mejor dejar el pasado a un lado y vivir el presente.
      Un besito.

      Eliminar