Crecer y madurar



Me aterroriza la idea de hacerme mayor, en pocas palabras. Decisiones, problemas, reflexiones y muchas más cosas que me vienen a la cabeza solo de escuchar la palabra adulta. La niñez se acaba y con ello muchas de las cosas o en este caso tonterías que me hacían feliz. Salir al parque, jugar con mis amigos en aquel tobogán tan alto, soñar con ser mayor, disfrazarme... Son pequeñas cosas que aunque en aquellos momentos no valorara por el simple hecho de ser una niña ahora con el tiempo me voy dando cuenta de que las echo de menos. Puede que si tuviera la oportunidad de hacerlas no las haría, básicamente porque la consciencia de ser una niña (por decirlo de alguna forma) ya no existe en mi vida, sí que hay ciertos momentos en los que hago tonterías pero esa esencia de hacerlas cuando eres una niña ha desparecido completamente.
Por otro lado me gusta crecer, sentir emociones, vivir experiencias... Pero prácticamente todas o casi todas esas experiencias o emociones me dan ¿miedo? realmente no se si esa es la palabra adecuada pero es la única que me viene ahora a la cabeza. Hay demasiadas cosas que aún no se y me da pánico que algo salga mal o que me lleve más de un susto.
Ahora hablo de un tema en concreto aunque mejor prefiero no decir cual es exactamente. Me da cosa hacer ciertas cosas porque es como si me estuviera obligando a mi misma a madurar más rápido de lo que debería. Hay momentos en los que sí me gustaría hacer esas cosas y más, no se, siempre tienes curiosidad por probar cosas nuevas, pero luego empiezo a pensar en las consecuencias y me hecha para atrás. Igual debería dejar de pensar tanto en las cosas y dejarme llevar por el momento. 

Share this:

Comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario