28 de julio de 2014

Me voy a graduar

15:13 2 Comentarios
 
Ya sé que tengo veintidós años y que pensáis que estoy en cuarto de carrera, y no os asustéis, sigo teniendo veintidós años y sigo estando en cuarto de carrera, pero tengo que deciros que me he vuelto a matricular en el colegio. Sí, en el colegio, estáis leyendo bien. Si no recuerdo mal es ahí donde te enseñan los conceptos básicos de la vida y ahora que siento estar viviendo por primera vez veo justo aprender desde cero todas esas asignaturas que en su día aprobé por el simple hecho de poder ir a la playa en verano. 
Llevo tres meses asistiendo a clases nocturnas en el colegio y creédme, ahora suspiro de ganas cada vez que me ponen un examen de Literatura. Ahora estudio a Neruda y a Quevedo y los entiendo. Las mates ya no son un problema desde que cuento con sus dedos para sumar vidas y el inglés es solo otra excusa para decir que estudio una lengua que no es la mía. Ahora en Geografía estudio las provincias de todos sus lunares, y me los sé todos de memoria empezando por el Norte y acabando por perderlo. En Educación Física... bueno, digamos que recorro la pista y aguanto más que nadie. El profe dice que debería practicar deporte más a menudo, que podría llegar a donde yo quisiera. Y yo le digo que no se preocupe, que he encontrado un cuerpo donde practicar cada noche eso que algunos llaman... amor, que de hecho, sobre eso empecé a saber el primer día de clase.
En religión me enseñan los valores que antes no sabía ni de qué hablaban, y por fin lo entiendo, en el cielo puedo ver el color de sus ojos y quedarme a vivir en la nube que yo elija cada vez que miro el móvil y veo que me habla. Sé desde hace tres meses que voy a vivir doce vidas. 
El año que viene me matriculo de Biología, Física y Química, solo de esas tres, pero es que quiero sacar sobresaliente. He oído que estudiaremos el cuerpo humano y conozco dos clavículas que me han robado las pupilas, que sin ser azules, las suyas lo son por las mías. Estudiaremos lo que es la gravedad, que aunque dicen que tiene un valor de 9,8, yo no me lo creo. Yo creo que tiene las medidas de sus labios y aunque a tenga que ponerme de puntillas para besarlos, intentaré medirlos para decirles que corrijan esa cifra. Por último, en Química, vamos a estudiar las mezclas, y no veáis las ganas que tengo de empezar. Cuando me aferro en sus brazos, saltan chispas y esa es la mejor reacción que aunque aún tengo esperanza, dudo que aparezca en ningún libro.

25 de julio de 2014

Amor y desamor en la vida

21:39 11 Comentarios


Comprendió que enamorarse era una necesidad tan importante como respirar y que al igual que moría si no respiraba, también lo hacia, aunque de distinta forma, si no amaba. Pensaba eso del amor. Y también pensaba que las personas se habían acostumbrado a maquillarse los sentimientos, porque tenían miedo de que alguien llegase y les hiciese daño. Y es que no hay nada peor que alguien te rompa lo más bonito que tienes, es decir, las razones de sonreír, los sueños y las esperanzas. Así que nos vestimos con un poquito de orgullo, y lo miramos todo desde la distancia, tanteando la profundidad del precipicio antes de saltar, porque si vamos a morir, queremos morir por alguien que sepa llorarnos. 

Y sobre el desamor pensaba que, a veces, es inevitable. Y que ojalá pudiésemos elegir de quién enamorarnos, y hacerlo de aquella persona que supiese querernos. Pero las cosas por desgracia no son así. Y muchas veces terminamos padeciendo insomnio por alguien que además e irónicamente nos hace soñar.

23 de julio de 2014

Su forma de escapar

14:40 5 Comentarios

Soñar, esa era su forma de escapar, escapar de la realidad, escapar de los problemas, escapar de ella. Vivía otro mundo, un mundo mágico, un mundo que ella creaba, un mundo producto de su imaginación. Pensaba en aquel mundo, en ese mundo donde era la princesa, donde vivía feliz, donde bailaba con la naturaleza, donde era ella. Al despertar no quería nada, nada la motivaba, vivía sola, sin apoyo, sin aliento, sin nadie a su lado, solo una casa vacía, una casa sin vida. Solo quería dormir y soñar, soñar con un mundo nuevo donde era feliz, pero era una felicidad falsa, un mundo falso, una vida falsa. No lo quería admitir pero lo sabia, sabia que era un mundo falso, sabia que nada era real pero no quería sufrir mas, no quería enfrentarse al mundo, a ese mundo tan cruel, a ese mundo lleno de tristeza, a ese mundo donde solamente la harían sufrir, donde le iban a hacer daño; esa era su forma de ver el mundo, solo quería escapar, vivir una vida feliz, salir de su soledad, quería escapar de la realidad, algo que solamente le podría causar daño.

21 de julio de 2014

El escondite de los sentimientos

12:00 10 Comentarios


Hoy voy a plasmar en mi blog un texto que encontré en el blog de Ana Belén (click) como parte de su sexto capítulo en La Suerte De Trece.


"Cuentan que una vez, se reunieron todos los sentimientos y cualidades del hombre. Cuando el aburrimiento había bostezado por tercera vez, la locura les propuso jugar al escondite. La intriga levantó la ceja y la curiosidad, sin poder mantenerse preguntó ¿escondite? El entusiasmo danzó, seguido de la euforia, la alegría dio tantos saltos que terminó por convencer a la duda y a la apatía, que nunca se interesaban por nada. Uno, dos, tres... comenzó a contar la locura, la primera en esconderse fue la pereza, que como siempre cayó detrás de la primera piedra del camino, la fe subió al cielo y la envidia se escondió detrás de la sombra del triunfo, que por propio esfuerzo había conseguido llegar a la copa más alta del árbol. La generosidad casi no logra esconderse, porque cada lugar que encontraba le parecía bueno, para alguno de sus amigos, si era un lago cristalino, ideal para la belleza, si era la copa del árbol perfecta para la timidez, si era una ráfaga de viento, magnífica para la libertad. Así es que terminó escondiéndose en un rayo de sol, el egoísmo un lugar bueno desde el principio, ventilado cómodo pero solo para el, la mentira se escondió detrás del arco iris y la pasión y el deseo en el centro de los volcanes. Cuando la locura terminaba de contar el amor todavía no había encontrado lugar para esconderse, pues todos estaban ya ocupados, hasta que encontró un rosal y cariñosamente decidió esconderse entre sus flores, concluyó la locura y comenzó la búsqueda, la primera en aparecer fue la pereza apenas a tres pasos de una piedra. Sintió vibrar a la pasión y al deseo en los volcanes, en un descuido encontró a la envidia y claro pudo deducir donde estaba el triunfo, al egoísmo no tuvo que buscarlo el solo salió disparado de su escondite que era un nido de avispas, de tanto caminar sintió sed y al aproximarse a un lago descubrió a la belleza. La duda fue más fácil de encontrar estaba sentada sobre un cerro sin decidir donde esconderse y así iba encontrándolos a todos, al talento entre la hierba fresca a la angustia en una cueva oscura pero, el amor no aparecía por ningún lugar, la locura lo busco detrás de cada árbol, debajo de cada roca del planeta y encima de las montañas. Cuando estaba apunto de darse por vencida, encontró un rosal y comenzó a mover sus ramas, entonces escuchó un grito doloroso, habían herido al amor en los ojos, la locura no sabía que hacer para disculparse, lloró, rezó, imploró, pidió perdón y prometió ser su guía para siempre, es por eso que desde entonces el amor es ciego y la locura siempre lo acompaña"

12 de julio de 2014

Volver al pasado

12:46 15 Comentarios


Me gustaría volver a ser pequeña, donde nada importa, no existen los problemas, donde todo era una aventura, donde nadie te juzgaba por las apariencias, solo se acercaba y os tratabais como si os conocierais de siempre. Ahora que una va creciendo, se da cuenta de que se echan de menos esos momentos de la vida, de que antes no sabías ni que existía la palabra amor y ahora está en ti todos los días, intentando olvidarla, preguntándote el por qué de las cosas, y por más que buscas alguna respuesta, no la encuentras. Buscando la respuesta de porque sientes algo tan grande por él y él no lo siento por ti. Volvería al pasado donde nada de esto importa, donde estaba tranquila, donde mi corazón seguía entero y donde no existía el sufrimiento ni el dolor.

8 de julio de 2014

Tiempo al tiempo

12:19 17 Comentarios

Seas quien seas y seas de donde seas, quiero que leas lo que voy a poner a continuación. Puede que a veces mires fotos de parejas y pienses '¿Y por qué no me pasa a mí?'. Sé como te sientes, creo que todos los que habitamos en este planeta entendemos esa sensación porque, al fin y al cabo, la hemos vivido en algún momento de nuestras vidas. La vida es como una noria, a veces estás en lo más alto y, en otras ocasiones, estás en lo más bajo. Pero eso no es lo que importa, lo realmente importa es que no pierdas la esperanza. Tanto tú como yo sabemos que encontrarás a esa persona que te complemente, que esté a tu lado cuando estés mal, que te seque las lágrimas, que te escuche, que te anime, que te apoye, que te haga sentir el rey o la reina del mundo, que te envíe un mensaje y te diga: 'Anda va, no estés así, que a mi lo que realmente me enamora es tu sonrisa.', que te coja de la mano cuando tengas miedo y que te bese cuando más lo necesites. Sabes que llegará, sabemos que algún día aparecerá en tu vida como una simple casualidad y acabará siendo el motivo por el que encuentres perfectas las casualidades. Créeme, la esperanza es lo último que se pierde y tú, no la puedes dejar escapar. No te aseguro que mañana mismo llegue a tu vida, pero lo que sí te puedo asegurar es que cuando lo haga, verás como todo este tiempo ha sido insignificante comparado con el que te va a hacer vivir a su lado. Así que sonríe, que con esa sonrisa tienes más posibilidades de enamorar a los demás y no le des vueltas a este tema, porque cuando tenga que aparecer lo hará. Mientras tanto disfruta de esta edad, que es la mejor. Sal con los amigos, ve de fiesta, haz locuras, acompañado o solo, porque cuando seas mayor tendrás mil historias que contar a tus nietos para sacarles una sonrisa. Y así, la espera te dejará con un buen sabor de boca.

4 de julio de 2014

Aprendí que

16:27 15 Comentarios



''Y aprendí que las historias no se escriben solas, que necesitan de las palabras para que se empiecen a escribir. Que no todas empiezan con: 'Había una vez' ni terminan con un 'Felices para siempre', que algunas jamás pasan del prólogo, que 'Adiós' no significa el punto final. Que hay algunas que las terminas de escribir con lágrimas y las vuelves a leer y te das cuenta de que otra vez te harán llorar. Que la historia comienza con un sueño y por lo tanto jamás debemos dejar de soñar.''

1 de julio de 2014

En un mundo paralelo

16:18 18 Comentarios

''Llora, grita todo lo que piensas, no tengas miedo. Inunda tu habitación de pañuelos blancos arrugados y si te pasa el tan famoso 'quiero pero no puedo' una canción triste puede ser la gota que colma el vaso. En dos segundos sientes como las lágrimas empiezan a brotar y en ese momento no hay quien las pare. Puede que sin saber por qué o puede que sabiendo el por qué, eso no importa. Lloras, lloras, piensas, piensas y vuelves a llorar. Y luego sonríes, sonríes al mundo siempre, sin dejar ver ese lado tuyo que ni tú misma quieres recordar. Vives, afrontas las cosas, las dejas un lado, y no dejas que ellas te impidan hacer lo que tú quieres. Pero recuerda: las personas fuertes también lloran.''