25 de junio de 2015

Del uno al infinito

16:19 4 Comentarios
Uno de los mejores días de mi vida fue cuando te conocí. Recuerdo que me diste dos besos en la mejilla al saludarnos pero no logro recordar más, quizá fue culpa de los nervios que me provocas cada vez que te acercas a mí. Tres fueron los abrazos que me diste al día siguiente; uno por el día anterior, otro por ese mismo día y otro por el próximo. Unos meses después nos dijimos por primera vez cuatro palabras ''te quiero mucho cariño''. Cinco son los meses que nos conocemos actualmente. Seis besos en la boca es la recompensa por cada vez que uno pierde jugando a la play. Siete son los minutos que tardamos en quitarnos la ropa. Me encanta pasar la tarde abrazados mientras cuento tus ocho lunares y los uno con líneas imaginarias aunque todavía me falten más. Nueve son las ganas que tengo de besarte cada día que paso sin verte. Muchas indirectas son las que te envío al cabo del día, concretamente diez. Once, los días para vernos. Me encanta verte sonreír por eso hago doce tonterías, para ver tu sonrisa doce veces.  Trece son los besos que te esperan en el cuello. Nuestra historia la componen catorce letras (bonito desastre). Infinitas son las ganas que tengo de ti.

23 de junio de 2015

Mi oasis en el desierto

11:23 7 Comentarios

Bonita sorpresa. Ha sido muy bonito ver cómo abría la puerta y sin pensarlo me he lanzado a sus brazos. Le echaba mucho de menos. Apenas hemos hablado porque no podía quedarme mucho, pero jo, ha bastado para recordar cómo sabían sus labios. Y para abrazarle, que joder, todos sabemos abrazar pero nadie lo hace tan bien como él. Sentía sus manos en mi piel separadas por mi camiseta. Disfrutaba del momento, de sus abrazos, de sus apenas dos besos fugaces pero con mucho cariño, de él... Por un instante pensaba que ya se había acabado y que le tenía completamente. Luego he chocado de bruces con la realidad. De todas formas verle me ha hecho bien, me ha dado fuerza para aguantar estos catorce días que faltan y supongo que a él también.