Del uno al infinito

Uno de los mejores días de mi vida fue cuando te conocí. Recuerdo que me diste dos besos en la mejilla al saludarnos pero no logro recordar más, quizá fue culpa de los nervios que me provocas cada vez que te acercas a mí. Tres fueron los abrazos que me diste al día siguiente; uno por el día anterior, otro por ese mismo día y otro por el próximo. Unos meses después nos dijimos por primera vez cuatro palabras ''te quiero mucho cariño''. Cinco son los meses que nos conocemos actualmente. Seis besos en la boca es la recompensa por cada vez que uno pierde jugando a la play. Siete son los minutos que tardamos en quitarnos la ropa. Me encanta pasar la tarde abrazados mientras cuento tus ocho lunares y los uno con líneas imaginarias aunque todavía me falten más. Nueve son las ganas que tengo de besarte cada día que paso sin verte. Muchas indirectas son las que te envío al cabo del día, concretamente diez. Once, los días para vernos. Me encanta verte sonreír por eso hago doce tonterías, para ver tu sonrisa doce veces.  Trece son los besos que te esperan en el cuello. Nuestra historia la componen catorce letras (bonito desastre). Infinitas son las ganas que tengo de ti.

Share this:

Comentarios

4 comentarios:

  1. Que bonitoooo!!! :)
    Estuve mirando tu blog, y me ha gustado mucho, te mando un beso grande y obvio que te sigo!! :)
    Gracias por pasarte por mi blog!!

    Samy.

    ResponderEliminar
  2. Que lindo, y cambiaste el diseño del blog!! Me gusta más, lo hace mas personal ;)
    Un beso Nerea -

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. No viene mal cambiar un poco jajajaja.
      Un besito.

      Eliminar