Quiéreme como nadie


Hoy somos tu y yo, borra lo que sobra. Míranos en el espejo, brillamos. Una tarde, dos personas y una realidad; somos tan capaces de hacer locuras... Soy fuego, solo tienes que encenderme. Estoy sentada esperando a que rompas mi esquema sobre la cordura. Cógeme la mano, apriétame bien fuerte, necesito sentirte, quizá más que nunca. Aprovechemos esto que tanto hemos esperado, lo demás, lo demás me da igual. Estamos en el centro de nuestro mundo y no puedo evitar pensar en lo perfecto de esta vida. Hoy quiero dormir solo contigo, créeme. Quiéreme. Simplemente hazlo.

Sé que me deseas pero déjalo que fluya. También sabes que si te deseo es por culpa tuya. Quiero dejar en ti la marca de mis uñas entre otras cosas. Dime qué me has hecho, ya no soy la misma desde que un día, por casualidad o no, descubriste mi oreja y te hiciste con ella. No salgo del bucle recordando ese momento. Tampoco puedo evitar pensar es un recuerdo de una tarde más, fugaz, aunque increíble para mí.

Comentarios

6 comentarios: