Solo déjate llevar...

 
Está lloviendo, creo que es el primer día que te escribo de esta forma...

Jamás vi una mirada tan dulce como la tuya al entregarte. Sin querer ambos reflejamos lo que nunca quisimos asumir; la aparición de un sentimiento. Un sentimiento que sigue rondando en nuestros corazones.  Cuando empezamos con el juego ambos eramos muy inocentes y enamorarse no estaba entre nuestros planes. Quizá sigamos siendo inocentes, al fin y al cabo tan solo somos adolescentes, pero si ahora nos volvieran a preguntar lo mismo que hace más de siete meses no estaríamos tan seguros de la respuesta, al menos yo. Reconozco que he acostumbrado a tus mensajes y no quiero ni pensar que haré si te vas, de imprevisto. Me da miedo despertarme y ver que no tengo tus buenos días, o saber que no volveremos a vernos... Sí, vivo con el miedo de engancharme a ti y perderte, aunque bueno, era un riesgo que sabía desde el principio que podía correr. Me voy a quedar con el presente, al igual que a ti no me gusta hablar -ni pensar- del futuro a largo plazo así que lo que sea será. Pero ojalá sigas a mi lado como hasta ahora.

«Eran amigos. Pero cualquier persona que viera como ellos se miraban y se sonreían, notarían que eso no era amistad, que sentían algo mas.»

Comentarios

2 comentarios:

  1. aaaaaaahhhhhh siempre todo tan hermoso, de verdad, ADMIRO como escribis estas cosas!
    Un beso grande :)

    S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias bonita, siempre tienes buenas palabras para mí y para mis textos.
      Un besito.

      Eliminar