(A)brazos hogareños

¿Conocéis alguna persona-casa? Venga, seguro que sí. Seguro que sabéis de lo que hablo cuando digo que en esas personas podríamos vivir sin que el miedo nos acompañe, o sin que las preocupaciones ocupen un primer plano en nuestra vida. Y es que qué afortunadas son las personas que conocen alguna, pero aún más afortunadas son las que tienen una que les cobija del frío o del mundo cuando está del revés, patas arriba o como queráis llamarlo.
Algunos brazos funcionan como ventosas, y es que cuando te atrapan ya no hay escapatoria pero, que coño, por mí que me atrapen y no me dejen escapar, que al fin y al cabo ahí es donde mejor puedo estar. Por no hablar cuando son acompañados por una manta, caricias y el sonido de la lluvia como banda sonora. Escena de película perfecta.
Mi persona-casa es, sin duda, la mejor que podría tener a mi lado. Espero que penséis lo mismo de las personas que os rodean porque al final son las que os quieren, os cuidan, os apoyan y comparten tus tonterías.

Comentarios

11 comentarios:

  1. Nice photo) Have great week!
    I`m following ur blog with a great pleasure via GFC
    Please join me
    Sunny Eri: beauty experience

    ResponderEliminar
  2. Fotazaaaaaaa, te sigo bonita, gracias por tu comentario, un besazoooooo

    ResponderEliminar
  3. Ohhh que bonitas palabras, con que claridad te has expresado totalmente lo comparto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues...me encanta lo de tener una persona-casa suena a dependencia emocional, pero a veces todos necesitamos depender un poquito de alguien y sentirnos queridos y protegidos...no?

    besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, a veces es lo mejor que puede existir.
      Un besito.

      Eliminar