La banda sonora perfecta

Existen placeres pequeños como el chocolate, un abrazo cuando tienes frío, un masaje cuando estás cansada o escuchar tu risa, la banda sonora de mi película favorita, la que estamos rodando en este momento tú y yo. Y de verdad, no te haces una idea de cuán feliz me hace verte sonreír, con los ojos vidriosos a punto de escaparse la lagrimilla rebelde y con las arruguitas que se te forman al lado de los ojos.
Que mono estás y qué suerte tengo, pienso.
También pienso en que no necesito nada más que tu risa para que se produzca la mía, visto así suena muy bien, ¿no?
Amo tu risa. La amé cuando escuché por primera vez cómo se mezclaba con la mía, y fue ahí cuando me di cuenta de que ese era el sonido que quería escuchar el resto de mis días. Y que nos vea crecer, superar obstaculos...

Share this:

Comentarios

8 comentarios: