Con alas doradas

Algunas veces volamos
 tan alto tan alto
que el vértigo nos tiene miedo.

Y no hay nada mejor
que causarle al vértigo
lo que él causa a muchas personas.

Así que desde aquí te invito a volar también,
que el vértigo no es nada
si no dejamos que sea algo.

Pirineo aragonés, España

17 comentarios :

  1. Venzamos al vértigo, no le tengamos miedo, y volemos muy alto, sin mirar hacia abajo, sino subiendo al cielo latiendo a mil por hora, que en algún momento ya bajaremos cuando menos lo esperemos sin darnos cuenta.

    Un placer disfrutar de tus entradas, mi preciosa Nerea, me encanta venir a ver tus entradas.

    Besos enormes y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta cómo lo has descrito, no podría haberlo hecho mejor.
      Un placer leer tus comentarios siempre.
      Un besito.

      Eliminar
  2. Y es que el vértigo a veces es la sombra más grande y alta de nosotros mismos... somos héroes cuando podemos combatirlo.
    Bella entrada :)

    Un beso y felices pascuas, querida Nerea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No podemos dejar que nos venza, nunca.
      Un besito.

      Eliminar
  3. Hay que volar para poder sentir ese vértigo tan bien descrito por ti, mi querida Nerea... es necesario sentirlo para poder decir que se está vivo.

    Mil besitos y feliz finde, corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que sentir, da igual que sea bueno o malo (aunque es preferible que sea bueno) porque como dices es lo único que nos hace sentir vivos.
      Un besito.

      Eliminar
  4. El vértigo no es nada si no dejamos que sea algo, me quedo con eso que cortitos los versos pero que preciosos. Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Hay que convertir al vértigo en aliado de nuestro vuelo y cada vez volar más alto.

    Preciosa tu entrada, es un placer leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, esa es la actitud querida Rita.
      Un besito.

      Eliminar
  6. Buenos días. Qué bonito...un besito.

    ResponderEliminar
  7. Tengo las alas rotas pero espero poder volar algún día.
    Un beso amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, todos lo hacemos. Ahora es cuestión de sanar esas heridas para que las alas se vuelvan fuertes
      Un besito.

      Eliminar

My Instagram

Copyright Nerea Edelweiss 2013- 2018 © My beautiful disaster. Diseñado por OddThemes